639272_13122862_1732605440356754_7041107895982860023_o (1)

“Los Congresos y la Seguridad Nacional”, la opinión de Waldo Fernández en Contraportada

Contraportada // Waldo Fernández

En México y en el mundo las administraciones estatales destinan recursos públicos, crean instituciones y generan políticas en materia de seguridad nacional, por lo menos, ya con ese nombre, desde la Segunda Posguerra. La razones son variadas dado que todo Estado puede enfrentar o enfrenta riesgos y amenazas, las cuales podrían impactar su integridad, independencia, y soberanía, y en evidencia también agrupa amenazas que hoy se conocen como difusas que pueden poner el riesgo a amplios sectores de la población, al sistema democrático, a la economía y a las libertades públicas. En ese marco y dado que se destinan recursos públicos para sostener el concepto, instituciones y políticas de seguridad nacional también los países han previsto contar con pesos y contrapesos que permitan analizar, conocer y controlar las decisiones que se toman en la materia, de ahí que los Parlamentos o Congresos tengan un papel en el examen de las políticas de seguridad nacional del mismo modo que las instituciones fiscalizadoras y los que abarcan aspectos de transparencia y acceso a la información pública que está en manos de los gobiernos.

Los Congresos entonces tienen una relación directa con las normas, instituciones y recursos asignados a las políticas de seguridad nacional, lo cual es necesario para garantizar principios del Estado democrático de derecho, y desde luego para evitar abusos por parte de quienes tienen la responsabilidad de conducir estas instituciones y con ello al personal, recursos, sistemas, tecnologías y otros medios, como es el uso de la fuerza en las labores que corresponden al caso. En diversos países existen comisiones o grupos de parlamentarios, en el caso de nuestro país de diputados y senadores que tienen la tarea de conocer estos temas, analizarlos, plantear rutas de trabajo y desde luego controlar que este servicio del Estado a la ciudadanía se conduzca con legalidad, prudencia, y sobre todo apegado a la defensa de las aspiraciones, intereses y objetivos nacionales, porque eso es lo único que la da sentido a las políticas de seguridad nacional.

Una comisión parlamentaria es un grupo de trabajo permanente o constituido específicamente con la finalidad de discutir y trabajar en un proyecto de ley o en un tema sometido a su conocimiento. Estos grupos se dividen en especialidades con base en lo que indican las Constituciones y las leyes que regulan el funcionamiento de cada congreso o parlamento según sea el caso o en los reglamentos internos de esas cámaras.

En el caso mexicano la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 73 faculta al Congreso de la Unión “Para expedir leyes en materia de seguridad nacional, estableciendo los requisitos y límites a las investigaciones correspondientes”; en su artículo 70 establece que “El Congreso expedirá la Ley que regulará su estructura y funcionamiento internos.”; el artículo 77 señala a la letra “Cada una de las Cámaras puede sin intervención de la otra: I. Dictar resoluciones económicas relativas a su régimen interior II. (…) III. Nombrar los empleados de su secretaría y hacer el reglamento interior de la misma sin intervención de la otra…” En ese marco la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional se integra con diputados y senadores para conocer, analizar y discutir este tema.

El Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, establece la existencia de Comisiones Permanentes y de Comisiones Especiales. De acuerdo al “Informe Parlamentario Mundial” del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD): México es el segundo país con mayor presupuesto para países que tienen más de 90 millones de habitantes, sólo detrás de Japón. Ha de señalarse que la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos no se prevé una comisión ordinaria de seguridad nacional en la Cámara de Diputados ni el la Cámara de Senadores, empero prevé en su articulo Artículo 88, que “Se podrán crear también comisiones conjuntas con participación de las dos Cámaras del Congreso de la Unión para atender asuntos de interés común.”

Lo anterior se señala para establecer que el Congreso de la Unión dispone de los medios y capacidades necesarias para analizar un tema sustancial para la vida del país como es la seguridad nacional, que ha realizado esta función en sucesivas Legislaturas, y que el diálogo del Ejecutivo con el Legislador ha sido continuo, tal y como lo señala la Ley de Seguridad Nacional en su Título Cuarto “Del control Legislativo”, Capítulo Único, artículos 56 y 57 que las políticas y acciones vinculadas con la Seguridad Nacional estarán sujetas al control y evaluación del Poder Legislativo Federal, por conducto de una Comisión Bicamaral integrada por tres senadores y tres diputados. Sin embargo, habría de fortalecerse ante los riesgos y amenazas que enfrentamos como país, hoy somos una de las economías más grandes del mundo, múltiples intereses económicos coinciden en nuestra nación, tenemos la frontera más grande del planeta con el país de mayor poderío militar, y un hombre hostil hacía México, al menos en su discurso, conduce los destinos de esa nación.

En los Estados Unidos, Reino Unido, Francia y España el diálogo entre el sistema de seguridad nacional y los Parlamentos es sistemático, existen comisiones

especializadas vigilantes del actuar de las agencias, de las políticas e incluso de las operaciones y programas que se realizan o van a realizarse. Es pertinente considerar que incluso la construcción del Departamento de Defensa, así como las diferentes agencias de inteligencia de ese país, incluyendo las que no están bajo el mando del Departamento de Defensa han sido fruto del diálogo con el Congreso de los Estados Unidos desde su fundación como nación independiente. Un nuevo diálogo con el Congreso de la Unión habría de ser la vía para avanzar en temas pendientes en materia de seguridad pública, interior y nacional, el análisis de la seguridad nacional con el Congreso y desde el Congreso es parte de un nuevo capítulo que ambas Cámaras deberán asumir.

You may also like...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *